Grupo Evento Plus publica en su edición bimensual de Eventos Magazine un extracto de la charla que mantuvimos con ellos sobre como es emprender en el sector de la organización de eventos. A continuación os dejamos la entrevista al completo. Esperamos que sea de gran ayuda a todos aquellos valientes que estén pensando en la idea de iniciar una nueva gran aventura profesional. ¡Ánimo y mucha suerte!

Los mayores retos que habéis tenido y consejos que os gustaría haber recibido.

El mayor reto con el que me he encontrado a la hora de emprender han sido mis propios miedos, con los que, aunque cada vez menos, sigo luchando todavía a día de hoy. Emprender es como ir subida constantemente en una montaña rusa, tienes subidas y bajadas a diario, tanto estás arriba con la moral por las nubes convencida que te vas a comer el mundo, como de golpe bajas a los infiernos cuestionándote constantemente si vas por el comino correcto.

Sobretodo en mi caso, que después de casi dos décadas en el mundo de la empresa privada, ocupando posiciones directivas en grandes corporaciones, un buen día decides que esa etapa ha llegado a su fin y que es hora de hacer algo nuevo, de empezar a escribir el siguiente capítulo. Lo haces llena de ilusiones, enamoradísima de tu proyecto y con un montón de ganas y motivación porque es lo que llevas años queriendo hacer y que por fin te atreves a dar el paso, pero lo cierto es que el camino no es precisamente de rosas.

Por eso, desde mi punto de vista, es básico estar apoyada y respaldada por tu entorno y buscar un buen asesoramiento.

Cuando decidí emprender recurrí a Barcelona Activa, una organización pública que ofrece gran cantidad de recursos para startups y emprendedores.

Tuve la suerte de que mi proyecto fue seleccionado para participar en un programa intensivo de tres meses de formación, servicio de asesoría-acompañamiento y todos los recursos necesarios para arrancar The double e.

Su acompañamiento ha sido clave para mi, ya que ellos me han ayudado a contemplar y tener en cuenta todas y cada una de las variables que se tienen que estudiar y trabajar en detalle cuando se decide emprender. No se puede dejar absolutamente nada al azar y sobretodo hay que estar muy abierto a ir adaptando tu idea original para poder llegarla a materializar.

Hay 1000 agencias. ¿Qué queréis aportar? ¿Es fácil diferenciarse?

Es cierto que The double e llega de nuevas a un sector muy atomizado y fragmentado, en el cual compiten unos pocas agencias grandes y muchas de pequeñas, generalmente desligadas entre ellas. Nosotros apostamos  por la acción creativa diseñada ad-hoc para conseguir un evento único, sustentada en el trato personalizado, la innovación y la organización integral.

Pero sobretodo, nuestro gran valor añadido es que hemos estado muchos años en la otra banda, hemos sido el cliente, por lo que entendemos y conocemos de primera mano cual es su visión, cuales son sus necesidades, hablamos su mismo lenguaje, sabemos como se vive la organización del evento desde dentro, la presión que se tiene, la expectativas que se generan y todo lo que gira a su alrededor. Esto facilita muchísimo el entendimiento y es un factor clave para que el evento sea un éxito.

¿Cómo conseguir clientes cuando eres una agencia nueva?

Con muchísima perseverancia, hay que moverse mucho, generar una buena red de contactos, esto es básico en este sector, llamar a muchas puertas y sobretodo no desfallecer… hay días en que te sientes como el pescador que sale a la mar y vuelve a tierra con las manos vacías, pero hay que continuar.

Si se hacen bien las cosas, desde la honestidad, amando lo que haces y siendo profesional en todos los aspectos, al final, siempre recoges los frutos.

¿Es un sector acogedor, abierto a nuevas iniciativas, nuevas empresas?

A mi personalmente el sector me esta acogiendo bien, a todas las puertas a las que he llamado, sean clientes potenciales, contactos, partners, colaboradores me han escuchado, me han querido explicar sus problemas, sus necesidades, lo que buscan, lo que esperan, me han dedicado su tiempo y me han ofrecido su ayuda.

Creo, que al final, cuando estas empezando hay muchas más personas predispuestas a ayudarte que lo que generalmente se cree. Es posible que se deba a que, incluso a las más grandes, les recuerdas que ellas también fueron pequeñas y que hubo un día en que también empezaron de cero o casi cero. Esto genera empatía y de una manera o otra siempre intentan, dentro de sus posibilidades, ayudarte en el camino.

Anécdotas divertidas o curiosas.

Fue en una convención anual de una gran organización. Un evento de 3 días con unas 300 personas, todas ellas empleados de la compañía y ocupando posiciones de alta y media dirección. Sobre las 10h de la mañana del último día, teníamos en agenda una conferencia con un profesional de importante caché para dar una charla amena sobre la motivación, la energía y el entusiasmo.

La noche anterior después de la cena de gala, gran parte de los asistentes al evento decidieron continuar la noche hasta muy altas horas de la madrugada, por lo que nos encontramos que a los 10 minutos de haber empezado su ponencia el conferencista, tenia a mas del 50% del aforo dormido. Fue una situación totalmente esperpéntica, se trataba de una charla con el objetivo de dar un chute de motivación y la gente se había dormido.

Así que el ponente nos pidió un rociador de agua pulverizada y empezó a moverse por la platea rociando a la cara a todo aquel que estaba dormido. Fue algo totalmente improvisado, que no estaba en el guión pero que salvo aquella situación bastante cómica e incluso un tanto incomoda.